Get Adobe Flash player

Tanteadores electrónicos

Banner

Limardo pasó por Bahía Blanca y habló…

El máximo dirigente de las bochas argentinas pasó por Bahía Blanca en ocasión del torneo que organizó el Club Kilómetro 5 y fue entrevistado por el diario La Nueva Provincia. Esta es la nota realizada por los colegas bahienses.

 

HECTOR LIMARDO, EL MAXIMO DIRIGENTE DE LAS LISAS Y RAYADAS
El capo de las bochas argentinas

Es presidente de la Confederación Argentina y Panamericana. Lleva más de 16 años al frente de esta disciplina. Y también es padre de la mejor jugadora del país.

 

Mientras fumaba su enésimo cigarrillo, el expeditivo Héctor Alberto Limardo era el blanco de los saludos en la esquina de Almafuerte y Charlone.
     De voz pausada y sereno a la hora de reflexionar, este capitalino, de 52 años y reconocido hincha de Chacarita, no se achica al decir que César Colantonio es su máximo referente dentro de las lisas y rayadas.
     Es presidente de la Confederación Argentina y Panamericana de bochas, lleva más de 16 años al frente de esta disciplina (asumió el 31 de marzo de 1994), además padre de la mejor bochófila del país (Natalia Limardo), y sus convicciones deportivas forman parte de su amplio repertorio.
     Limardo pasó por Bahía. Y dejó su sapiencia.
     --Cada vez que viene, ¿qué lo eclipsa de la ciudad?
     --Su historia, sus deportistas, su legado... Bahía, en pocas palabras, es Ginóbili, Olimpo, César Colantonio, Juan Pablo Urra y Alberto Pedro Cabrera.
     "Más allá de eso, todos los bochófilos del país quieren jugar en Bahía. O sea, es el campeonato argentino de clubes por excelencia. Para mí, la máxima expresión de una competencia única en el país".
     --¿Qué ingerencia tiene esta ciudad, como ente, en el plano bochófilo nacional?
     --Tiene un lugar preponderante. En realidad, siempre lo tuvo dentro de la Confederación. No debemos olvidar que es una de las asociaciones más prestigiosas que tiene el país. A su vez, tiene un historial riquísimo en el plano deportivo y dirigencial.
     --¿La oxigenación dirigencial es requisito indispensable en este deporte?
     --Sí, claro. Es importante el trabajo y, básicamente, el apoyo de los pares para seguir construyendo muchísimas escuelas de bochas. Es lo que realmente hace falta en Bahía y, fundamentalmente, en todo el país.
     "A veces los cambios dirigenciales son importantes porque ayudan a las nuevas generaciones a encauzarse en el deporte. Osvaldo (Catini) tiene un grupo de trabajo amplio y con objetivos claros".
      --A ver... Acaba de reconocer que los ciclos extensos en el ambiente dirigencial no son un factor favorable, pero usted lleva 16 años al frente de la Confederación Argentina de Bochas. ¿No es contradictorio?
     --No. Y te explico. La Confederación necesita un cambio dirigencial. Sucede que los cambios se producen en otros roles menores al del presidente.
     "En pocas palabras, no me dejan ir porque --según la dirigencia joven-- todavía no están preparados para dar el gran salto a la presidencia. No quiero vivir toda la vida en este cargo. Pero carecemos de renovación".
     "Vuelvo al tema Bahía. Lo que más me agrada de Catini es que reunió a gente joven. Y que trabajó muchísimo para el deporte formativo".

"Esta actividad va a correr cierto peligro"
     --Desde su punto de vista, ¿este deporte va camino a desaparecer?
     --Me preocupa que no existe una renovación. El país carece de escuelas o divisiones menores. Si seguimos así, en un par de años esta actividad va a correr cierto peligro. No hay chicos, no hay motivación para acercarlos y es un tema que me preocupa.
     --¿Es difícil revertir esta situación?
     --Es complicado. Lo demuestra, por ejemplo, la base de datos que conformamos con la inclusión del carnet único nacional. El 60 por ciento de los jugadores del país, dentro de diez años, no van a jugar más a las bochas.
     --Vaya dato.
     --Cuando observo que dentro de un caudal importantísimo de jugadores no llegamos al uno por ciento en la categoría preinfantiles, me genera preocupación. Ese dato habla por sí solo. Pero no puedo quedarme ahí, debo ocuparme de este aspecto para revertir esta tendencia. Eso sí, no me doy por vencido.

"Colantonio es Maradona y Pelé juntos"
     --¿Por qué eligió a César Colantonio como entrenador jefe de la selección argentina de bochas?
     --Desde el plano personal, no soy un presidente tildado de cambiar técnicos. Desde que asumí como titular apenas pasaron tres técnicos (Edgar Moresco, Juan Carlos Oroná y César Colantonio).
     --Está bien, ¿pero qué tuvo en cuenta para ofrecerle la conducción del combinado mayor?
     --Voy a ser sincero. Para mí es un ídolo. No puedo olvidarme de lo que viví a través de los años y el placer que generaba al espectador ver jugar a Colantonio. El Gringo es Maradona y Pelé juntos. Empecé a jugar a las bochas a los 14 años y llevo 38 ligado a esta disciplina.
     "Cuando empecé en la dirigencia deportiva y se disputaban los campeonatos argentinos, todos los organizadores preguntaban: `¿viene Colantonio con Provincia?'. Siempre fue un atractivo. Sin Colantonio no había emoción. Con Colantonio, el espectáculo estaba asegurado".
     --¿Es un premio a la trayectoria?
     --Sí y no. Desde mi punto de vista, es el ideal para llevar a cabo esta gestión. Recuerdo cuando se inauguró la primera cancha sintética del país. Hablé por teléfono con él (por Colantonio) para que la inaugurara.
     "Le hicieron una entrevista al ingresar al estadio y demostró su sapiencia al decir que ese acontecimiento era un avance descomunal por el solo hecho de que cuando uno ingresa a la cancha de tierra tiene que limpiarse las zapatillas (risas)".
     "Colantonio es viveza, picardía y prestancia. La tiene muy clara. Lo que más rescato es al ídolo que disfruté y el privilegio de compartir el manejo de la selección argentina. Además, nosotros dentro de la Confederación tenemos una metodología en el cual respetamos las ideas y planificaciones de trabajo de cada cuerpo técnico".

"Necesitamos desarrollarnos internamente"
     --A nivel selección, ¿cuál es el mayor déficit organizativo?
     --Me duele reconocer esto, pero no puedo callarme. Debemos ser una de las selecciones argentinas que más mal vestidas van a participar de un campeonato mundial. Jamás podemos entrenar en tiempo y forma. Nos cuesta muchísimo practicar con nuestros jugadores. Vamos con la desventaja de ir a jugar con elementos a los cuales no estamos acostumbrados.
     --¿Y a qué atribuye esa deficiencia?
     --A los recursos económicos.
     --¿Es escaso el aporte de Nación?
     --Nos ayudan. Pero es un conglomerado de cosas. El percance es compartido. El problema no es meramente económico; el grado de carencia es cultural.
      --Es una buena observación. Pero insisto y le repregunto, ¿Las bochas es una actividad discriminada en el reparto de dinero por parte de la Secretaria de Deportes de la Nación?
     --No creo. Personalmente, en los últimos nueve años, se comportó correctamente. Ocurre que yo, con ese dinero, le di prioridad al deporte nacional. Con esa plata siempre aporté para los campeonatos argentinos, pero el año pasado dije basta. Me aprobaron un presupuesto de 5 mil pesos para competencias internacionales. Con ese dinero no puedo hacer nada. Y Argentina necesita desarrollarse internamente.
     "Después recurrí a la Secretaría, me solventó los 13 pasajes para el campeonato Mundial femenino de damas y llegaron los éxitos deportivos. Obviamente, el dinero que nos aportan no es igual en relación a los deportes de elite, pero tampoco nos van a dejar afuera".
      --Qué es más difícil, ¿ser el máximo dirigente de la Confederación Panamericana o el referente excluyente a nivel nacional?
     --(piensa). Es más fácil presidir un ente a nivel internacional.
     --¿Por qué?
     --En nuestro país se desconocen muchas cosas. Si digo que se va a cambiar el reglamento del juego, tendría que ser muy tonto querer modificar el reglamento en un 100 por ciento.
     "Nuestros clubes no están aptos para esos cambios. Todos están asustados por el reglamento internacional, que pronuncia punto, raffa y volo. El reglamento sudamericano dice punto y volo. Simplemente falta la raffa. El país tiene muchas canchas de tierra y ahí se dificulta la raffa. Pero Brasil y Chile pudieron introducir ese cambio. En Argentina, a la larga, se va a dar".
     --Más allá de la reglamentación, ¿es necesario el cambio?
     --No sé. Es un problema de adaptación. Nosotros tenemos que trabajar muchísimo con las nuevas generaciones. Las bochas llegaron a nuestro país por intermedio de inmigrantes españoles e italianos. Pero las reglas se fueron modificando.

¿Bochas Olímpicas?
     --¿Las bochas pueden llegar a ser olímpicas en próximas ediciones?
     --Este deporte es reconocido como competencia olímpica. Es una de las 52 disciplinas incluidas en el Comité Olímpico Argentino. Tenemos más de 116 países que juegan a las bochas, con diversas modalidades. Pero el cupo de aceptación, a nivel olímpico, está más que superado. El tema de la esponsorización es muy importante. Es un problema mundial.
     --¿Pero usted lo ve viable?
     --A ver como lo puedo decir. El mundo se maneja económicamente. Las bochas es una actividad popular, que no genera dinero. Pregunto: ¿qué señal televisiva le interesaría transmitir un partido de bochas?.
     "Es necesario un sponsor fuerte para sostener a la actividad. Lo mismo sucedió con el rugby. Los dirigentes del Comité Olímpico Internacional tienen en carpeta incluir a las bochas. Pero, insisto, depende exclusivamente del dinero".
     --¿Bahía tiene un plus como competencia?
     --Es la capital del básquetbol. Pero tiene casi 40 clubes de bochas. Los futbolistas quieren jugar en España o Italia. Los bochófilos quieren jugar en Bahía. Es la elite de las bochas a nivel nacional.

En el nombre del padre...
     --¿Es difícil ser padre de una de las mejores bochófilas del país?
     --Es un placer.
     --¿La gente del ambiente es prejuiciosa sobre el supuesto favoritismo sobre su hija?
     --Je, je. No solo Natalia sino también Gabriela me representan un gran orgullo. Natalia era la hija de... Ahora yo soy el padre de... Natalia es una máquina de ganar títulos. Tengo dos excelentes hijas y son estudiosas.
     --¿La envidia es factor recurrente en las bochas?
     --Somos parte de una sociedad enferma. Lamentablemente es así. Se trabaja a nivel individual y no en conjunto. Cuando se trabaje en equipo todo va a cambiar.
     --¿Qué mensaje le deja al ambiente bochófilo?
     --No abandonar a los jóvenes. Y valorar a aquellos que tienen ganas de trabajar. El deporte argentino carece de dirigentes. Y es preocupante.

Cristian Lema/Especial para "La Nueva Provincia”

Banner

Auspiciantes

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Amichetti Piso Sintético

Banner

Seguinos en ...

Banner

Sugerido

Banner

Twitter

Banner
Banner