Noticias

199 equipos en el 9 de Freyre.

S

 

e jugó el domingo el torneo por parejas del club 9 de Julio Olímpico de Freyre en homenaje a Luis Caporali. Del mismo participaron 199 equipos (112 en Freyre, 64 en San Francisco y 23 en Suardi), con esta clasificación:

Primera categoría (25 duplas): 1º) 9 de Julio O. de Freyre (Hugo Cardozo y Marcelo Torres); 2º) Redes Argentinas de San Francisco (Néstor Rodriguez y Marcelo Marcilli); 3º) San Jorge de Brinkmann (Juan José Novero y Hugo Mainardi) y 4º) Estudiantes de San Francisco (Rubén Oliva y Daniel Ribodino). La final se definió por sorteo.

Segunda categoría (65 binomios): solamente resta jugar la final (sábado 1º de noviembre a partir de las 14:15 horas) entre Barrio Bertossi de Brinkmann (Gabriel Dalmazzo y Roque Ibañez) y Unión Social de San Francisco (Carlos Leyes y Neldo Mariotta); 3º) Tiro Federal de Morteros (Mauricio Carabajal y Luis Villalba) y 4º) Almafuerte de Las Varillas (José Castillo, Carlos Ferreyra y Oscar Prunello).

Tercera categoría (109 parejas): quedan cuatro equipos para definir el próximo sábado: con cinco partidos ganados Juniors de Suardi (Daniel y Alvaro Rodriguez); Freyre Bochas Club (Cristian Peralta y Carlos Delgado) y Unión de Oncativo (Eduardo Donalisio y Alcides Citadini) y con seis partidos ganados el Boching de Susana, ganador de la zona de San Francisco (Roberto Castillo y Braian Grabembarter).


Torres y Cardozo, los campeones.

 

Sabor.

Encontrarle el sabor a la derrota. Esa frase emergía de mis auriculares de las mano de “Las Pastillas del Abuelo” en la cálida tarde marplatense del domingo, apenas un día después de la consagración en China. ¿Se puede encontrar el sabor a la derrota? Creo que sí, que puede ser si lo tomamos como una etapa, una instancia, una previa de lo que vendrá. Porque seguramente no habrá sido el mejor el sabor que le quedó a Natalia en Roma 2010, sin dejar de lado que la medalla de plata era un título por si misma. Y ni hablar de Cali 2013, los Juegos Mundiales del año pasado donde se les escapó por nada la final a la mayor de las Limardo y a la olavarriense Maíz. Ganaban bien, pero las asiáticas lo dieron vuelta y se llevaron el oro cuando el tanteador marcó el lapidario 15-13.

A veces, como en todos los órdenes de la vida, hay que ser pacientes. Y saber que las cosas llegarán en el momento que tenga que ser. Ni antes, ni después. Y eso, creo, es lo que sucedió con este equipo. Con las bochas argentinas femeninas. Como una fruta que va madurando, en este 2014 encontró el sabor ideal, el que se venía gestando día a día, entrenamiento tras entrenamiento. Porque nada llega por si solo, casualmente. Hay una causalidad detrás de todo. Y aquí se traduce en bochas y bochas jugadas, gotas de sudor tras cada práctica y un montón de sueños puestos en la almohada.

Ya está. Argentina es campeón del mundo. Ahora será el turno de encontrarle el sabor a la victoria.

La tercera fue la vencida para Natalia que fue plata en 2010 y 2013;y oro en 2014.

 

Un equipo con futuro.

28. Ese es el número que indica el promedio de edad de la selección argentina que brilló en Kaihua y que quedó inmortalizada tras la consagración de la que habla el mundo bochófilo. Maria tiene 33, Romina cumple 26 el próximo mes, Natalia 28 y Gabriela 26 años. Lo que habla a las claras de un equipo maduro por el fogueo de tantas batallas mundialistas, pero además con mucho tiempo por delante para seguir representando a la Argentina. Pero ese es un tema de Mónica, la técnica nacional, que con sabiduría y volcando su experiencia de jugadora, pudo plasmar en este equipo, su equipo, lo que quería ver dentro de una cancha. La entrerriana prioriza, como más de una vez se lo contó a este medio, la formación del grupo en primer término y de la parte técnica en el segundo plano. Y mal no le ha ido. Pero no sólo hablamos de resultados, hablamos que las selecciones, sus jugadoras, han tenido la característica de HONRAR EL DEPORTE. Sí, así con mayúsculas. Siendo mesuradas en la victoria y realistas en la derrota. Recuerdo que Natalia salió de la cancha tras caer en la final ante Cantarini en Roma 2010 con el dolor de quien pierde una final de un mundial pero con la sinceridad de que su rival había sido superior.

Por todo esto decimos que este equipo tiene futuro. Por ellas, y por las que vienen atrás.


Con esta sonrisa juegan y comparten los momentos de los mundiales. Alegría también es sinónimo de seriedad.

 

Cansados pero felices.

Así podríamos definir, sintéticamente, lo que fueron las primeras sensaciones de la delegación argentina que participó del mundial de raffa volo al llegar al país. En diálogo con MundoBochas, el jefe de la delegación, Raúl Quirós transmitió la alegría de todos al haber llegado al país a las 8 de la mañana de este martes, luego de haber viajado casi un día y medio.

“Estuvimos en una ciudad hermosa, Kaihua es un lugar muy prolijo, limpio y con gente muy amable, que sacaban fotos, pedían autógrafos a las jugadoras, todo esto antes del lograr el título. La gente realmente nos trató muy bien, fueron muy atentos”.

Y sobre lo deportivo, contó como fueron las últimas manos, cuando empezó a gestarse el cierre del match. Ya había caído el trío y María Maíz había puesto fin al invicto mundialista de Germana Cantarini, que nunca había perdido con la casaca de su país en una cita mundial. “Tenían 12 en la pizarra, dos tantos y una bocha para hacer partido; y se quedó corta. A la mano siguiente le marcamos uno, dos en la otra y salimos con tres puntos en la última; 15 a 14. Fue inolvidable”. Sin dudas que el no haber cerrado el juego afectó el ánimo de la dupla italiana y potenció la esperanza de la escuadra celeste y blanca.

Los primeros testimonios, con la alegría a flor de piel por la hazaña épica en tierra asiática.

Acá empezó el sueño, en el desfile inaugural en el imponente estadio.

Zárate se llevó el título en Buenos Aires.

 

El fin de semana tuvo lugar en la ciudad de Olavarría una nueva edición, la número 46, del provincial bonaerense de tercetos. El título quedó para Zárate, la escuadra que integraron Hugo Arce, Daniel Mendizábal, Ismael Antivero y Sergio Alvarez.

En semifinales, vencieron al poderoso Coronel Pringles por 15 a 8 en tanto que el local hizo lo propio con Patagones al ganarle 15 a 10.

Y en la finalísima todo fue para los zarateños que ganaron el match 15 a 2 para de esta forma consagrarse en este certamen y lograr el pasaje al nacional de Gualeguaychú.


Antivero, Arce, Alvarez y Mendizábal, los campeones. (Foto: Gentileza Federación Bs. As.)

 

 

Auspiciantes

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Publicidad

Banner

Amichetti Piso Sintético

Banner

Seguinos en ...

Banner

Sugerido

Banner

Twitter

Banner